Toma de tierra en tu casa

En las instalaciones más antiguas, no era considerado como necesario, ya que se disponía de un interruptor diferencial en el cuadro general de la vivienda que evitaba la electrocución. Este interruptor, en el caso de viviendas, es de 30 mA. Este valor representa la intensidad máxima a partir de la cual recibiríamos una descarga que podría provocarnos daños irreparables o la muerte. 

Hoy en día se obliga en en su ITC-BT-18, a la colocación de tierras en el circuito

Una instalación a tierra básica consiste básicamente en garantizar un camino de evacuación de la electricidad en caso de fallo de aislamiento.

Las partes de una toma de tierra son:

  1. La toma de tierra propiamente dicha. Se trata de un conductor desnudo, normalmente una pica o un conjunto de ellas, hundido profundamente en la tierra. Esto hace que disipe la electricidad de forma más eficiente que el cuerpo humano que recibe el contacto indirecto.
  2. El conductor de tierra. Se trata de un cable que enlaza la tierra con el borne general de tierra (normalmente situado en el cuadro eléctrico de la vivienda). 
  3. Los conductores de protección. Cada uno de los cables que van a las cargas o elementos de consumo eléctrico. 

Los conductores de tierra deben ser identificados mediante el uso de cables con envolvente verde y amarilla. Es muy importante usar este y no otro color, por cuestiones de seguridad. De la misma manera no usar jamás un cable de este color como conductor activo del circuito o como neutro. 

  1. Estar enterrada lo más profundamente posible y tener la mayor superficie posible. De esta manera la protección es más segura y se evitan fenómenos anómalos como una protección ineficaz o incompleta.
  2. Enterrarse en un lugar húmedo o incluso mojado. Así se mejora la conductividad del terreno, que es básico para una protección adecuada.
  3. Tener en cuenta las características físico-quimicas del terreno, a fin de que no varíe la conductividad del terreno o las tomas de tierra en el tiempo.
  4. No usar jamás como toma de tierra una tubería de agua, incluso si ésta se encuentra enterrada.
  5. Usar tierras independientes para sistemas diferenciados (circuitos de distintos voltajes, pararrayos, etc.)
  6. Disponer de un protector contra sobretensiones. En el momento que conectamos a tierra tenemos grandes ventajas pero un punto débil muy importante y que no suele mencionarse. La toma de tierra deriva la electricidad a tierra, pero en caso de una caída de rayo en las inmediaciones puede revertir esa corriente intensa a través de la toma de tierra hacia la casa, provocando graves daños.

Fotos Representativas

We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.